Incubando el huevo de una política madeja

¡Aaay, cavernícolas de los sentidos!
Si sólo una astilla bastara para herir
el orgullo plateado del pelo de vuestro pecho
Si sólo la palabra fuera para sufrir
 la mirada ígnea del rostro, en vuestro lecho…
Si sólo el pálpito surgiera al morir
 el planetario brillante del cielo, por mirar al techo…
Vigilias de un insomne serían suficiente
para revolver a los muertos de apretadas uñas
 y cejas de zigurats ensimismados.
¡Ojo, señores!
El país sufre bajo mi iris, una cínica autopsia post-mortem.
Mientras algunos (incautos de la caverna)
almacenan mascarillas y limpian sus manos
con jabones antigripe hechos por los enanos
Revolotean los buitres alados, en el demócrata referendum de tu inconsciencia.
La conclusión,
se desnuda ante ti
en un contoneo de tacones altos:
el predominio del varón de gónadas inflamadas,
 actualmente,
es un hecho constatado …
Anuncios

Una respuesta a “Incubando el huevo de una política madeja

  1. Ha sido un placer entrar y viajar por tus letras.Un saludo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s